"Espinosa de Cerrato (Palencia)"

22 junio 2019

PROPIO DE PALENCIA

PROPIO DE PALENCIA

Pero no solo de Palencia si no que sobre todo en lo referente al vocabulario es plenamente cerrateño y por lo tanto también de Espinosa de Cerrato por eso hemos visto oportuno publicar este texto en este blog. Es un texto que se ha publicado y difundido por redes sociales y desconocemos su autor.

Los palentinos no solo tenemos LAÍSMO Y LEÍSMO… Tenemos nuestro propio idioma…, por eso no somos palencianos, somos PALENTINOS CON P, “borrachos y finos”; no vamos a tomar el vermut, vamos de pinchos: nos tomamos un chato de vino, un clarete o un corto con gas, y si nos ponen aceitunas no quitamos el hueso, quitamos “el tito”.

Vamos a comer un doble de torreznos al “guarro”. A cualquier punto de la ciudad que vamos tardamos 10 minutos andando y nunca nos rozan los deportivos, “nos marcan los playeros”.

Nos gusta la fiesta y para eso íbamos a la Carabel, la Eros, Morgana, Orfeo, el legendario club 38, al Bora-Bora, la ruta de los vinos, el Seminario o la Puebla.

Las chicas cuando salen de fiesta en el bolso no llevan unas manoletinas, llevan “francesitas”.

Tenemos Romerales, o un portero de primera, Sergio Asenjo, una “operación galgo”, con una atleta de élite Marta Domínguez. A Berruguete, a Victorio Macho, Alfonso, el hijo del anticuario que se casó con la Duquesa de Alba.

Nosotros no usamos cubos de fregar ni recogedores ni trapos de cocina, usamos “calderos”, “badiles” y rodeas.

No nos ponemos delantal sino “mandil”. Tenemos chiquitos coritos que se descolingan por el arambol. Compramos “alubias verdes”, “barras de riche” o “lechuguinos”. No tenemos “alfeizar” sino “pollatas” y a veces somos más tronchos que los nabos de Monzón.

Las cosas que nos estorban son “telares”. Y no vamos a una tienda a cambiar algo, nosotros “descambiamos”.

Una buena fiesta no puede acabar de otra manera que desayunando en la Esquinita o en las Calabazas y eso sí, al día siguiente no tenemos resaca, tenemos “cuerpoescombro”.

A los niños se los lleva a los Jardinillos, al Cristo o al Sotillo y cuando seamos mayores vamos a bailar a la Huerta Guadian. Quedamos en la Gorda, en Polo o en San Lázaro.

Hemos conocido a “Fernandito el librero”, a “la Cartones”, a la “alimentapalomas” y el romance entre la hija del Zapatones y la Trujas..

Nosotros aprovechamos que el Carrión pasa por Palencia.

Que la Gullón está en Aguilar y que el toro dijo al morir: “Siento dejar este mundo sin probar pipas Facundo”.

YO NO ELEGÍ NACER EN PALENCIA, TUVE ESA GRAN SUERTE, PERO EN PALENCIA CON “P”.

0 comentarios :

ecoestadistica.com