"Espinosa de Cerrato (Palencia)"

30 septiembre 2011

LA IGLESIA (EN PROFUNDIDAD)

IGLESIA DE SAN MARTIN
(ESPINOSA DE CERRATO)


La iglesia de San Martín de Espinosa de Cerrato, situada en las calles céntricas del pueblo, fue construida en la segunda mitad del siglo XIII. Su estilo se relaciona con el gótico palentino, aunque se aprecian vestigios de un priorato cluniacense (románico) como la zona de la sacristía, con techos en forma de bóveda típicas del románico.

Son pocas las reseñas de esta Iglesia en la literatura de la época. Nos tenemos que remontar a un documento del siglo XVII, donde se dice que a parte de esta iglesia, en "Espinosa de Zerrato" aldea de abadengo, subsistían las ermitas del Humilladero, San Fructuoso, San Cristóbal, San Miguel, San Roque, Santa Lucia y la ermita de Nuestra Señora del Saúco. De todas estas ermitas sólo subsiste esta última.

La Iglesia ha sufrido, a lo largo de su historia, reformas y rehabilitaciones para impedir su deterioro progresivo. La última reforma importante que se le ha realizado tuvo lugar entre los años 2007 y 2008 en la que se propuso devolver al templo su estado original, eliminando los añadidos posteriores (como el yeso que cubría las paredes de la Iglesia, dejando al aire la piedra original).

Fue en esta rehabilitación cuando, al mover el altar mayor, aparecieron calzando a éste, unos retablos renacentistas bastante deteriorados y que se piensa que formaron parte del altar mayor de la época. Tan sólo un pequeño fragmento de ese retablo se ha podido rehabilitar y se puede ver a un hombre a caballo del que se cree que representa a San Martín en el momento de partir su capa.
Por otra parte, las campanas de la espadaña, también han sido rehabilitadas. Fueron refundidas en el año 2002 como consecuencia de su mal estado de conservación.

DESCRIPCIÓN:

-.Exterior
La apariencia exterior de la Iglesia de San Martín de Espinosa de Cerrato es característica del periodo gótico en que fue construida. Sobre su nave única se asienta una torre cuadrada, la cual presenta a lo largo de su altura, saeteros (aberturas alargadas) que hacen pensar que se pudiera tratar de una torre vigía sitúa en un punto estratégico para controlar toda la vega del pueblo. Se piensa que pudo haber sido una Iglesia Fortaleza que serviría de refugio y de defensa de posibles ataques.

Sobre esta torre cuadrada descansa la espadaña, de construcción posterior (estilo renacentista), y que es la que alberga las campanas de la Iglesia (tres campanas en total: una grande, una pequeña y el campanillo)

Desde el exterior se advierten sus muros sólidos, con escasos ventanales en los que quedan plasmados los arcos apuntados característicos del arte gótico. La Torre presenta en todos los laterales, excepto su cara Sur, dos grandes ventanales, también terminados en arco apuntado.
El Templo presenta dos entradas: una entrada orientada al norte (actualmente inutilizada) y que da salida al antiguo cementerio. Tiene cinco arquivoltas y cuatro columnas; y la otra en la cara Oeste, la utilizada en la actualidad como fachada principal.
Se piensa que la entrada original del templo es la orientada al Norte, hoy día tapiada.















-. Interior

Cabe sospechar que la Iglesia en un comienzo fuera más grande de lo que es actualmente, presentando la típica estructura de “cruz latina” característica del arte gótico. Según se entra en el lado derecho existe una bóveda lateral que no existe en el lado izquierdo, y que debería ir construida en la zona del antiguo cementerio. Ésta teoría queda respaldada por el hecho de que en la zona donde debería abrirse la bóveda lateral izquierda, existe un corte brusco de la piedra que se ve originaria del templo, dejando paso a otro tipo de piedra de características diferentes y que posiblemente de construcción posterior por derrumbe de esa bóveda lateral.

Nuestra Iglesia de San Martín presenta una planta poligonal denominada “de Salón” que carece en el crucero de brazos salientes, La nave principal o central es más ancha y alta que la lateral (del lado derecho). Consta también de un coro y un presbiterio.

Llaman la atención las bóvedas de crucería u ojival. Un total de cinco bóvedas características de la arquitectura gótica. Se caracterizan por la presencia de una serie de nervios que nacen desde la parte central de la bóveda (clave) y mueren en pilares. Su función es descargar las fuerzas de empuje de la propia bóveda sobre los ángulos. En uno de los claves hay grabada una flor de Lis que puede hacer referencia a algún escudo familiar de algún señorío del pueblo de la época.


-. Decoración

El interior de la iglesia presenta algunos elementos decorativos de interés. Destacan los capiteles que coronan cada una de las columnas con imágenes que plasman la idea naturista del arte gótico, como son vegetales (la hoja de roble y de acanto) asi como animales como jabalís, perros y monstruos y seres fantásticos, que aparecen entremezclados con el follaje o formando pequeñas escenas, lo que se conoce como leyenda escrita.





También se hacía mucha referencia a seres mitológicos, como se observa en una escena en la que aparece esculpido un hombre con un pájaro con cabeza humana en su hombro y la presencia en otras figuras de caras de animales.



En unas de las columnas se puede apreciar, en el lado izquierdo, grabados de mascaras y rostros que podrían representar el infierno, en contra del cielo que estaría representado en el lado derecho pero que la mala conservación y el alto grado de deterioro no lo dejan valorar adecuadamente. (Se expone en la imagen siguiente el lado izquierdo)


Cabe destacar también la presencia de caras esculpidas que dan soporte a los nervios de las bóvedas de crucería. En el lado derecho aparece el rostro de una mujer y en el izquierdo el rostro de un hombre. Se podría tratar de las personas que financiaron la construcción de la Iglesia.


En el Presbiterio, destaca el retablo mayor ( estilo barroco churrigueresco) con un original altorrelieve construido y ensamblado en 1733 por Tomás Ruiz, en el que se mantienen unas esculturas del patrono San Martín, partiendo su capa en el tímpano, y de San Miguel, de la época del retablo.



El lado de la Epístola conserva retablos: uno de ellos barroco de mediados del siglo XVIII con una escultura de Santa Bárbara de esa época; el otro retablo neoclásicode finales de ese mismo siglo XVIII con dos esculturas: una de San Martín Obispo y la otra de San Pedro en cátedra.


Señalar la valiosa pila bautismal hecha de piedra en una sola pieza, con una talla muy valiosa y con un grado de conservación muy bueno. También mencionar dos pilas de agua bendita talladas en piedra.
















El coro
se encuentra ubicado a los pies de la iglesia y en alto. Se cree que es de construcción posterior. El altar original de la Iglesia descansa sobre unos maderos en los que, gracias a la rehabilitación de la Iglesia, se descubrieron unas pinturas de rostros humanos y escudos pertenecientes lo más seguro, a los señoríos y dueños del pueblo como Pedro Martínez.





Posteriormente se amplió el altar hasta lo que conocemos actualmente. (ampliar la siguiente foto para observar las caras pintadas en los machones)

2 comentarios :

Vitaliano dijo...

Muy bueno y mucho trabajo, ¡enhorabuena!
V.

carmen dijo...

Estupendo
M Carmen

ecoestadistica.com