"Espinosa de Cerrato (Palencia)"

07 marzo 2010

HISTORIA DEL PARTIDO DE BALTANÁS

Todo lo expuesto a continuación en esta entrada está entresacado de las páginas del libro de LUCIANO HUIDOBRO SERNA, titulado HISTORIA DEL PARTIDO DE BALTANÁS, escrito hacia el año 1950 aproximádamente. Se puede encontrar en Publicaciones de la Institución Tello Téllez de Meneses. Diputación Provincial de Palencia.

Ponemos páginas con información de Baltanás pues así se entiende mejor después las divisiones territoriales, las merindades y la división eclesiástica en lo que a Espinosa se refiere.

Partido judicial de Baltanás

En la división de la provincia ordenada por el Conde de Florida Blanca, según el censo de 1789, uno de los seis partidos que la constituían fue el de Cerrato, que constaba de nueve villas reales, veintinueve de señorío secular, y una de eclesiástico.

La división proyectada en 1809, duró hasta la restauración del régimen absoluto.

En 1822, las Cortes hicieron nueva división, que quedó en desuso en 1823, y en 30 de Noviembre de 1833, se ordenó la última que hoy rige, estableciendo el partido de Baltanás.

Orografía del Partido actual: En la parte S. E. se levantan algunas montañas de corta elevación, otras en la meridional, que, comenzando en Hontoria de Cerrato, se dirigen hacia Alba, y desde aquí parte otro ramal por Población y Cubillas de Cerrato, quedando en medio del ángulo el término y pueblo de Cevico de la Torre, e internándose éstas en la provincia de Valladolid por el de Valoria la Buena.

El terreno fuera de los páramos es fértil, y una parte de regadío por los varios riachuelos y arroyos, que le cruzan.

Ríos: Entre ellos figura el Pisuerga, que baña este distrito por la parte occidental y el Arlanzón. EI Arlanza le atraviesa en Palenzuela, el Maderano y Maderón discurren de Oriente a Occidente, y el Esgueva le alcanza en su extremo meridional por Castrillo de Don juan.

Caminos: Hasta los últimos tiempos la mayor parte de ellos eran secundarios. Hoy todas las poblaciones están unidas a la capital del partido por numerosas carreteras, e igualmente a la de la provincia, gracias a las gestiones del Diputado a Cortes Sr. Calderón.

Usos y costumbres: En general puede decirse, que nada de particular se halla, que los distinga de los demás habitantes de Castilla la Vieja. A mediados del siglo XIX, seguía siendo su traje el corriente en la tierra llana; en los hombres: calzón de paño de Astudillo, chaqueta y botín de la misma clase, con sombrero redondo calañés o pañuelo a la cabeza y zapato o abarca, y en las mujeres, saya o zagalejo de estameña o bayeta morada y jubón de la misma tela con pañuelo de algodón a los hombros y cabeza.

Diversiones: Las de los hombres son: el juego de pelota y el morrillo o calva preferentemente. Son apasionados a las corridas de novillos, y las mujeres al baile, ya sea al son de Ia pandereta, y o al del tamboril y gaita.

En el último tercio del siglo eran famosos los gaiteros de Baltanás en la provincia y en los partidos limítrofes de Burgos, los cuales actuaron entre otras villas en Villadiego, con gran aplauso de sus vecinos, según lo certifica el autor de estas paginas, oriundo por línea materna de Palenzuela.

Industria: La de curtidos antiguamente en Baltanas, y la de estameña ordinaria en muchas partes.

Instrucción Pública: En 1843, en que aún no estaba oficialmente organizada la enseñanza, el cuadro que presentaba era bastante lisonjero en este partido.

Beneficencia: En este tiempo contaba un número considerable de establecimientos, tanto para enfermos como para transeúntes, y muchas arcas de misericordia y pósitos para remedio de labradores pobres, dotes de doncellas huérfanas, limosnas y bolsas de estudio para alumnos de varias carreras.

Criminalidad: I Con respecto a la población de la provincial y la del Partido que era entonces de l9.503 habitantes, la proporción de la criminalidad se calculaba de 1 a 220.397 y en cuanto al número de delitos aparecía con el número de 734 a 1.
Constituyen el partido 26 villas, 1 lugar, 1 coto redondo, 1 granja, 4 dehesas y 20 despobladlos que forman 24 Ayuntamientos, con una población de 20.765 habitantes.

Son las siguientes:

Como la reconquista de este territorio fue obra de la Castilla de los Condes, estos lo incluyeron en la diócesis de Burgos; cabeza de las del Condado; mas sustituidos por los reyes en su gobernación, éstos trataron de restaurar la antiquísima sede palentina.

La diócesis se dividió en cuatro arcedianazgos (sin incluir la capital), y éstos en varios arciprestazgos y vicarias; uno de aquellos el de Cerrato, al cual pertenecían los de Astudillo, Cevico de la Torre, Baltanas, Peñafiel, Portillo y la Vicaria de Tudela de Duerco.

Los Arcedianatos existieron hasta el Concordato de 1852.

Una organización semejante tuvo lugar en la diócesis burgalesa, a la cual pertenecía el arcedianato de Palenzuela, que comprendía no solamente muchas poblaciones de la provincia de Burgos, sino bastantes de la de Palencia.

Organización eclesiástica moderna del partido:

Comprende los arciprestazgos en la Diócesis de Palencia, los de Baltanás y Cevico de Ia Torre.

Al primero corresponden las siguientes villas:

2.° Arciprestazgo de Cevico de Ia Torre

En la Diócesis de Burgos se incluían los pueblos siguientes, hasta el 1 de Mayo de 1956.

Las Merindades

Fueron fundadas por el Conde soberano Fernán González para gobernar el territorio de Castilla, que aumento considerablemente gracias a sus conquistas, haciendo necesaria una división en diferentes partidos.

Estableció siete de estos, a cada uno de los cuales envío como gobernante un mayorino, especie de magistrado que se conoció en el condado mucho antes que en León, de ellos tomaron el nombre los partidos que se llamaron desde entonces merindades, (de merino transformación de mayorino), siendo las siete establecidas por el conde, las de Burgos, Valdivielso, Tobalina, Manzanedo, Valdeporres, Losa y Montija. Después se subdividieron, y de Ia de Burgos muy extensa, nació la de Cerrato.

Merindad de Cerrato

Capital: Palenzuela, en el obispado de Burgos.




Cortes en Palenzuela

En esta villa se hallaba el rey Don Juan II en Septiembre de 1425, con mucha gente de armas, esperando la publicación de la paz entre él y el rey de Aragón, cuando fue certificado de que Juan Rodríguez de Castañeda, que llamado por él no quiso acudir a su presencia, era partidario del infante Don Enrique, y secundaba la política del adelantado Pedro Manrique; entonces partió de Palenzuela con 1.000 lanzas en persecución del primero a Siete Iglesias, distante ocho leguas de Palenzuela; pero no pudo darle alcance.

Volvió a Palenzuela y llamó a los procuradores para celebrar cortes con ellos. Les declaró que tenia voluntad de proseguir la guerra contra los moros, para lo cual le convenía tener dinero disponible, y por ende les rogaba y mandaba, que diesen orden como fuese servido de sus reinos, para lo cual mandé a Don Lope de Mendoza, arzobispo de Santiago, y a los doctores Peribanez y Diego Rodriguez que en ello entendiesen con los Procuradores.

Estos respondieron al Rey, mostrando los grandes males, que sus reinos recibieron desde que él reinaba y la gran pobreza que generalmente todos tenían; pero otorgaron doce monedas y pedido y medio, para que los maravedises que montasen, y podían ser hasta treinta y ocho cuentos de maravedís, estuviesen en depósito de dos personas, que el rey quiere escoger, y de que ellos no se tomase cosa alguna, salvo para guerra de moros o para otra gran necesidad, y esto se hiciese con diligencia de los procuradores , y que el Rey y los de su Consejo de lo así tener y guardar, lo cual el Rey juró y todos los del Consejo, y las monedas y pedidos se cogieron y se depositaron, como dicho es. La reunión de Cortes tuvo lugar en el Monasterio de San Francisco.

Espinosa de Cerrato

Villa sita en un cotarro y sobre roca viva.

En 1847 constaba de 120 casas, y su iglesia estaba a cargo de dos beneficiados. A una legua tiene el bosque Vela y Montemayor, de roble y enebro, de una legua de circunferencia, propio de la villa, y otro de cuatro en circuito, confinando con Palenzuela, Villarén, Tabanera y Valles, que participan en él. Al Norte estaba la granja de Torrecitores, contaba con escuela de primeras letras.

Del Becerro de las Merindades consta que seguía siendo señorío de la reina.
En la visita de 1709 se anota que servían su iglesia dos beneficiados de ración entera y uno de media. Los vecinos eran 70.

Las ermitas del Humilladero y San Fructuoso estaban bien reparadas; no así las de San Cristóbal, San Miguel y Santa Lucia, que se mando adecentarlas o tapiarlas.

Por la relación de Visita de 1721 consta que se reconoció el censo afecto a la fábrica de la iglesia de 4.900 maravedís, y que el Concejo sostenía el hospital con dos camas decentes. Existía arca de misericordia con 398 fanegas de centeno.

Se ordenó reparar las ermitas del Sabuco y el Humilladero.

Existían además las de San Fructuoso, San Miguel, San Cristóbal, San Bartolomé y Santa Lucia, amenazando ruina o indecentes para el culto; puesto que el visitador ordenó tapiarlas con piedra crecida.

En la de 1777 se consigna que el Concejo suplico al Convento premonstratense de Villamayor de Treviño (Villadiego) que contribuyese, como propietario en su término, a la restauración de la ermita de Sabuco.

Actualmente la población es de 1.010 almas.

1169. EI rey don Alfonso VIII estando en Fromista hizo donación a Pedro Martínez de lhobas, en premio de sus buenos servicios militares, de la Granja de Santa María de Espinosa de Rio francos con todos sus montes, tierras, villas, prados, arboledas, dehesas, sotos, ríos, molinos y pesqueras y vasallos solariegos. Dicho Pedro Ia cambió con el Convento de San Miguel de Treviño en Villamayor (part. jucl. de Villadiego), por la iglesia de San Cornelio y Cipriano de Padilla de Abajo, con todas sus heredades, rentas y parroquianos, por los días de su vida, y después debería volver al Convento, en cuyo estado, antes de pasar dos años reconoció el Convento el perjuicio de dicho trueque, de lo que hizo representación a dicho caballero, quien haciéndose cargo de ello, por hacer beneficio, en vista de su pobreza, al Convento, devolvió al mismo Espinosa por cien áureos y la referida parroquia con todas sus pertenencias. Hecho en Villamayor, ano de 1170. (Libro del Becerro Antiguo, l°° 45 y vuelta y n.° 13, fol. 19 y vuelta. (Archivo Histórico Nacional y Libro de Matricula del archivo del Convento, p, 42).

EI mismo año donó la iglesia de Santa María de Espinosa con todas sus pertenencias y la tierra junto a la iglesia de San Miguel con condición de que el Convento ponga un capellán perpetuo en dicha iglesia de Santa María, siendo primer abad de este Convento don Rodrigo Basco. Añade el Libro de Matricula, que durante muchos anos hubo un religioso al servicio de esta parroquia.

En 1277, el Convento hizo trueque con el concejo de Palenzuela, entregándole éste cuantas tierras puedan labrar dos pares de mulas o bueyes cada año y vez, en somo de Valdegalindo, su término, permitiendo que sus ganados puedan pastar en todos sus Campos, como los suyos propios, bajo pena de 100 mrs. de la buena moneda a quien lo impidiese, a cambio de los solares y vasallos que este Convento tenia en Espinosa; y asimismo, dió este Convento el referido heredamiento y acciones en censo perpetuo al Concejo y hombres buenos, eclesiásticos y seglares de la aldea de Espinosa, por doce cargas de pan mediado a cuatro fanegas la Carga de la medida mayor, puestas a su costa en la Casa de este Convento en El Moral para el día de San Miguel de cada año perpetuamente, con condición de que cuando sacasen de su monte adra de leña, dieran al religioso, que allí morase, parte doblada; y si fuere seglar como a cada uno de ellos, y si allí estuviese el P. abad le darían cuanta necesitase. Los religiosos se obligaron a servir dicha iglesia de Santa María el Domingo, lunes y sábado y todas las fiestas de guardar, no morando allí religioso misacantano, pena de 10Q mrs con tal que el Convento les dé dos cargas de trigo y cebada por mitad cada año, y todos los diezmos de lo que se cojiese en su casa, excepto de las ovejas y toda Ia ofrenda y pie de altar, y que si hubiese religioso de misa ha de servir la iglesia, y no se les ha de dar a los clérigos cosa alguna; y si no fuese de misa y los clérigos asistiesen a la iglesia, partirían con el religioso por raciones el pie de altar y diezmos.

Salio por fiador de dichas obligaciones de clérigos y seglares el Concejo de Palenzuela, su cabeza de Partido. Fecha en ella por testimonio de don Albaro, su escribano, a 7 de Enero era de 1315, año de 1277.

El abad don Esteban y su Convento hicieron nuevo trueque con Alfonso Ruiz por los días de su vida, dándole su iglesia y Casa de Espinosa con todas sus pertenencias y el censo perpetuo de doce cargas de pan, que pagaba el Concejo, y recibiendo de él siete veces en la Aceña de Grijera, llamada de Santa María con una finca, que está sobre la canal hasta dicho Santa María, y otras tierras y viñas, solar y bodega en Grijera entre Olmillos y Castrojeriz. (Ante Gutiez Pérez, en Villadiego a 4 de junio de 1294, cajón 2, leg. cit.)

En 7 de Abril de 1323, paso a propiedad de Palenzuela por compra y como ella fue señorío de la reina cuando esta villa.

En 1442, el P. Fr. Alonso de Sordillos, con poder especial del Convento, dió a censo perpetuo al Concejo y hombres buenos de Espinosa de Cerrato, aldea de Ia villa de Palenzuela, las casas y demás propiedades que en su término poseía, por cuatro cargas de pan de la medida vieja, puestas en el Monasterio de El Moral para el día de Nuestra Señora de Septiembre perpetuamente. En Espinosa ante Gonzalo Fernández de Tordomar escribó. a 8 de Diciembre de dicho año. (caj. 2,leg. de Espinosa, n.° 11).

Entre ambas partes se hizo en 1499, un compromiso, ordenando que el censo perpetuo de 12 cargas las pague el concejo con la medida mayor, y el de las 4 cargas con la medida vieja, que reducida a la nueva son tres cargas, una fanega y cuatro celemines y juntas son 15 cargas, una fanega y cuatro celemines, y además que el Concejo pague al Convento 100 mrs. y dos cuarterones de cáñamo por el yantar debido al P. Abad. Por testimonio de Antonio Fernández de Grijalba en 9 de junio del año citado.


En el Monasterio. (Caj. 2. Legajo de Espinosa, n.° 13).


Según los Apeos de la Dignidad episcopal, el prelado de Burgos en la Iglesia de Espinosa tenía el tercio de lo que se diezmaba.(Año de 1 1516, arch. Dioc.)

En 2 de julio de 1739, presentó el Convento ante el juez de baldíos y arbitrios en Palenzuela los tantos simples para prueba de su derecho (copia de las donaciones) y se pidió no se declarase por baldío como parece ser lo esta así pronunciado. Asimismo se presenté Ia memoria simple de las heredades que este convento tenia en el Iugar despoblado de San Miguel de El Moral junto a la venta de su nombre sacada del libro de Becerro antiguo de pergamino para que en caso de declararse por baldío Io reservase declarándolas por del Convento.

En 1777, el contador de rentas de Valladolid dio mandato para que Espinosa pagase lo que consta del convenio del afro 151 3.

En el mismo año el Concejo suplico que el Convento coadyuvase a la obra de la ermita de Nuestra Señora del Saúco.

En el apartado de Iglesias despobladas del Arciprestazgo de Palenzuela, figura; “La ermita de Ntra. Señora de Sabuco cerca de Espinosa fue Monasterio y después priorato de Mostenses, anejo al de Villamayor de Treviño". Consta por cierta escritura de censo que hizo el Concejo a favor de dicho monasterio sobre las tierras que allí tenia, y una porción de los réditos aplicaron los monjes al. Cabildo de Espinosa con obligación de que dijesen Misa en la iglesia de Santa María y cantasen los clérigos en ella.

En el apartado de los fueros de Palenzuela y en una nota a pie de página se puede leer: “Riofrancos, riachuelo que nace entre Quintanilla de la Mata y Leruelo de Abajo y después de recorrer los términos de Villafurela, Espinosa de Cerrato, Royuela de Riofranco y Cobos de Cerrato, desagua en el Arlanza, cerca de la Granja de Retortillo”.

Notas del Archivo municipal de Palenzuela

Dentro de este apartado y en lo que a Espinosa de Cerrato se refiere se puede leer los siguientes:

“Don Sancho (IV) con su mujer Doña María en Burgos a 7 de abril, Era de 1285, año de 1247, confirma lo dicho y otorga a Palenzuela la aldea de Espinosa de Cerrato, para que Ia hayan, así como se dice en Ia carta de compra, que ella tiene en esta razón, y Ie concede, que el que fuere del alfoz, y quisiere venir a poblarla, que venga, con todos los bienes, y que el que morase en ella, no pueda ser de otro señor que de Palenzuela.
(………)
Don Enrique IV a 15 de octubre de 1474, y en la mayor parte de ellos se confirma la posesión de la aldea de Espinosa.
(……….)
En la confirmación que los Reyes Católicos hicieron de su señorío al almirante de Castilla en 14 de julio de 1437,, se halla una cláusula que dice: Otrosi por cuanto la villa de Palenzuela de gran tiempo a esta parte.ha tenido y tiene por lugares suyos y vasallos los lugares de Espinosa, Cobos, y Villejero e Quintana de la Puente e Valdecafias de Suso e Valdecañas de Yuso los cuales como quiera que en otro tiempo fueron Behetrias como de su volutud e consentimiento se dieron y entregaron y sometieron a Palenzuela y después acá han sido habidos y tenidos por sus aldeas y lugares e vasallos solariegos por ende nos aprobamos e confirmamos Ia dicha tradición y sumisión e si necesario es de nuevo damos e concedemos a vos el dicho Almirante e a la dicha vuestra villa de Palenzuela los dichos lugares de Espinosa e Castriliejo, Villejero e Valdecafias de Suso e de Yuso que antes habían sido behetrias con toda su jurisdicción alta y baja, civil, criminal, mero mixto Imperio e con todos sus pechos e derechos e inforciones e aguas estantes corrientes e manantes para agora e de aqui adelante por juro de heredad. . . así como las otras aldeas que antiguamente fueron de PalenzueIa; e antes e al tiempo que el Rey Don Juan mi padre trocé la dicha villa de Palenzuela con el Almirante Don Fadrique por la villa de Arcos de Ia Frontera e le hizo merced de todo ello. . . sin poderlas enagenar.
Cáceres 13 de julio de 1477”.

Un poco más adelante y en este mismo apartado se puede leer:

“De 165 hay un papel de presupuestos y consulta, que hizo la villa de Palenzuela sobre la exención de los Iugares de su jurisdicción, y dictamen, que en su razón dió el Lic. Don Alonso de la Serna en 14 de mayo de 1650: Expresa que Espinosa de Cerrato, Cobos, Tabanera, Valdecañas se Ilamaban Aldeas Mayores; Villahan, Quintana de la Puente, Valle, Villejero y Castrillejo, Aldeas menores, sin otros lugares y granjas, que llaman encomiendas, en que solo conocían sus alcaldes pedáneos hasta 600 mrs. y en lo criminal prendas, y remiten a la justicia ordinaria de Palenzuela. (Archivo Municipal)”.

Palentinos y cerrateños que fueron a Indias y a Flandes y Francia

Se cree que fueron muchos, y en las relaciones de expedicionario
que hemos leído, como la de "Pasajeros a Indias", de Luis Rubio y Moreno, se hallan nombres de naturales de Astudillo, Mazuelos, Paredes de Nava, etc., Mas solo en Ia de "Los Conquistadores del Río de Ia Plata", de R. de la Fuente Machó9n, figuran los que ahora nos interesan del partido de Baltanas.

1.° En 1555 nació Pedro de Baltanás, natural de Palenzuela, soltero,
que fue al reino de Granada, criado del Presidente de la Real Audiencia, D. Francisco de Arbizo en 1572.

2.° Joanes de Gueria, natural de Espinosa de Cerrato, expedicionario con el capitán Mendoza, que figura como testigo en cierta obligación por compra bienes en 1539, y vivía en Asunción en 1565.

3.° Juan Valdés, de Palenzuela. que tenemos por cerratense, expedicionario con el mismo Mendoza, escribano de la nave Trinidad”.

Finalmente en el mismo libro aparece esta fotografía de un VENTANAL ABSIDAL de la iglesia de Espinosa de Cerrato. Hemos sido incapaces de identificarlo y reconocerlo en nuestra Iglesia. Si alguien logra identificarlo que nos lo haga llegar)


0 comentarios :

ecoestadistica.com