"Bienvenido Invierno!"

16 abril 2008

CULTIVO DEL CAÑAMO

Esta pequeña historia va destinada sobre todo a los jovenes de Espinosa, que no han conocido el cultivo de este producto. Así sabrán también por qué hay un termino en el pueblo que se llama Las Pozas




El cáñamo es una planta herbácea de tallo recto y fibroso que necesita mucha humedad y una tierra relativamente fértil para desarrollarse. Su fruto es el cañamón.

Cuándo se cultiva y recolecta dicha planta:

La siembra de los cañamones se solia hacer sobre el mes de marzo o primeros de abril, la floracion eras a finales de Julio o agosto y su recoleccion tenia lugar sobre el mes de septiembre.
Lo mismo que pasaba por aquel entonces con el trigo, la cebada, la avena, el centeno, etc., etc., también el cañamón se sembraba a voleo con una especie de saco que se colgaba en el hombro izquierdo con las semillas en su interior y se arrojaban a la tierra con la mano derecha. La siembra de los cañamones en Espinosa era en los Cañamares, palabra que ha llegado hasta nuestros dias, que todos la hemos pronunciado alguna vez y que precisamente debe su nombre a los cañamones.

Se procuraba sembrar o tirar bastante simiente, para que brotara espeso e impedir que los tallos ni se ramificaran ni se hicieran muy gruesos. Cuanto mas finos fueran los tallos más fina seria la fibra que se sacaba de ellos.




Fibras de cáñamo aún sin tratar








Tallo de cannabis mostrando las fibras.





La variedad que se cultivaba era el “cannabis sativa sativa”(cáñamo común industrial, agrario o textil). Es decir el cañamón macho. No hay noticias de que se sembrara otra variedad, como el “cannabis sativa índico” del que se obtiene la marihuana y hachís Además su cultivo estaba prohibido.

Una vez recolectado, se procedía a separar el grano, o sea, los cañamones.
El procedimiento consistía en golpear o pisar, generalmente golpear pequeñas gavillas sobre una piedra que se colocaba encima de mantas
Después se los aventaba con cribas o cedazos hasta dejarlos bien limpios. Una parte de los mismos se guardaban para la siembra del proximo año y otra parte de dedicaba al consumo, bien como pienso para animales o bien también para el consumo humano. Las abuelas hacían unas tortas muy buenas con los cañamones.

Preparación de la fibra:

Una vez que se habia sacado el grano, se hacían las gavillas, no muy grandes y se metian en agua, concretamente en las charcas que había al lado de las adoberas, en la parte derecha del río y que tovía dicho terreno conserva este nombre.

Se ponían piedras encima de las gavillas con la finalidad que de estuvieran bien metidas en el agua y en las charcas permanecían unas dos semanas.

Esta fase del proceso tenía como objeto que se pudrieran las partes pulposas del tallo, quedando solo la fibra.

Una vez que se sacaban las gavillas de las charcas, había que proceder a su secado. Cada uno las colocaba para secarlas donde buenamente podia: en las eras, en las tenadas, etc., y dependiendo del tiempo que hiciera pues se secaban antes o despues, pero bien podian transcurrir seis o siete dias.

Una vez que las gavillas estaban bien secas, esto era imprescindible, se procedía a su machacado o majado.

La machacadora, que quizás todavía quede alguna por Espinosa, era muy parecida a la que aparece en la fotografía de la izquierda, con patas también en la parte anterior. Consistía en un grueso madero, de madera dura, que bien podría ser de olmo, o de encina, Se vaciaba la parte interior del mismo y con el brazo articulado que tenia se iban majando las gavillas con lo cual se conseguía que con los golpes que se daban en las gavillas la parte podrida, la paja, etc., fuera cayendo y solamente quedara la fribra.

Solía subir a realizar esta tarea o al menos algunos le contrataban, un señor de Royuela, el sr. Ronda.

Para conseguir fibras más finas, sobre una madera o una silla se le daba con otro utensilio al que llamaban ”espada o espadilla”. Para separar las fibras de distinto espesor se rastrillaba o escardaba con peines o cardas. Las fibras más gruesas quedaban prendidas en las púas dejando libres las más finas.


El hilado lo realizaban las mujeres con la rueca y el huso y hacían las madejas.

Estos son poco más o menos los recuerdos que me han quedado de aquella época, ya un poco lejana, cuando se cultivaban los cañamones en nuestro pueblo.

PLANTACION INDUSTRIAL DE CANNABIS SATIVA


ecoestadistica.com