"Bienvenido Invierno!"

10 junio 2010

ESTACIONES DEL VIACRUCIS (IGLESIA DE ESPINOSA DE CERRATO)

Viacrucis significa «Camino de la Cruz» y se refiere a las diferentes etapas o momentos vividos por Jesucristo desde el momento en que fue juzgado hasta su crucifixión y sepultura.

La costumbre de rezar las diferentes Estaciones del Viacrucis posiblemente comenzó en Jerusalén. Ciertos lugares del Via Crucis fueron reverentemente marcados desde los primeros siglos. Hacer de esos enclaves, lugares de oración, se convirtió en la meta de muchos peregrinos desde la época del emperador Constantino (Siglo IV).

El "Vía Crucis" también es conocido como "Estaciones de la Cruz" y "Vía Dolorosa". Se trata de un acto de piedad, un camino de oración que busca la meditación de la pasión y muerte de Jesucristo en su camino al Calvario

La erección y uso de las Estaciones se generalizaron al final del siglo XVII. Al principio el número de Estaciones variaba pero se estandarizó en catorce.
  • Primera Estación: Jesús es condenado a muerte.
  • Segunda Estación: Jesús carga la cruz.
  • Tercera Estación: Jesús cae por primera vez.
  • Cuarta Estación: Jesús encuentra a su santísima madre María.
  • Quinta Estación: Simón el Cirineo ayuda a Jesús a llevar la cruz.
  • Sexta Estación: Verónica limpia el rostro de Jesús.
  • Séptima Estación: Jesús cae por segunda vez.
  • Octava Estación: Jesús consuela a las mujeres de Jerusalén.
  • Novena Estación: Jesús cae por tercera vez.
  • Décima Estación: Jesús es despojado de sus vestiduras.
  • Undécima Estación: Jesús es clavado en la cruz.
  • Duodécima Estación: Jesús muere en la cruz en medio de dos ladrones.
  • Decimotercera Estación: Jesús es descendido de la cruz y puesto en brazos de María, su madre.
  • Decimocuarta Estación: Jesús es sepultado.
A continuación se muestra el Via Crucis de la Iglesia de San Martin de Tours de nuestro pueblo Espinosa de Cerrato. Estan talladas en madera y posteriormente pintadas.

Las estaciones esán colocadas en intervalos en las paredes de la iglesia.


PRIMERA ESTACIÓN
Jesús sentenciado a muert
e

Sentado en el tribunal
da Pilatos la sentencia
condenando a la Inocencia,
y absolviendo al criminal.
Procedo de modo igual,
cuando por motivos vanos,
cedo a respetos humanos,
y en la tentación consiento,
dándole a Jesús tormento,
aunque me lave las manos.

"Pilato mandó sacar a Jesús y dijo a los judíos: 'Aquí tenéis a vuestro rey'. Pero ellos le gritaban: '¡Fuera, fuera, crucifícalo!' Pilato le dice: '¿Pero cómo he de crucificar a vuestro rey?' respondieron los príncipes de los sacerdotes: 'Nosotros no tenemos más rey que el César'. Entonces se los entregó para que fuera crucificado" (Jn 19, 14-16)

SEGUNDA ESTACIÓN
Jesús es cargado con la cruz

Adorámoste, Cristo, y te bendecimos.
Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.
Bajo la cruz que le inclina
deja Cristo nuestro Bien,
la ingrata Jerusalén,
y al Calvario se encamina.
Con su mirada divina
me invita a seguirle en pos...
¡Oh Jesús, Hijo de Dios,
dadme a entender el misterio
de la Cruz,y su improperio
saldré llevando con Vos!

"Los judíos tomaron a Jesús y cargándole la cruz, salió hacia el lugar llamado Calvario" (Jn 19,17).

TERCERA ESTACIÓN
Jesús cae la primera vez debajo de la cruz

Bajo la cruz que le oprime,
el divino Redentor,
cae en tierra y su dolor,
de las culpas nos redime;
el manso Cordero gime,
pero su tierno balido,
no parece ser oído,
Jesús de mi corazón,
por vuestra muerte y pasión,
levantad al que ha caído.

"Han ofrecido mi espalda a los que me golpeaban, y mis mejillas a los que me arrancaban la barba; no aparté la cara ni de los ultrajes ni de las salivas que me echaban" (Is 50,6)

CUARTA ESTACIÓN
Jesús encuentra a su afligida madre

En la calle de Amargura
la Madre al Hijo ha encontrado
y sus ojos se han mirado
con infinita ternura.
¡Quién pudiera, Madre pura,
vuestra pena compartir,
y a Jesucristo seguir,
hasta llegar a la cima,
de un alma que sólo estima,
o padecer o morir!

"Una espada atravesará tu corazón" (Lc 2,35)

QUINTA ESTACIÓN
Simón ayuda a Jesús a llevar la cruz

Temen que el Divino Reo
llegar no pueda a la cumbre.
¡Tan grande es la pesadumbre!
¡Tan infame su deseo!
Obligan al Cireneo,
a que la carga le lleve.
¿Qué cristiano no se mueve,
a ayudar al Buen Jesús,
si el peso de nuestra cruz,
yendo con El, será leve?

"Cuando llevaban a Jesús al Calvario, detuvieron a un cierto Simón de Cirene, que volvía del campo, y lo cargaron con la cruz, para llevarla detrás de Jesús" (Lc 23,26)

SEXTA ESTACIÓN
La Verónica limpia el rostro de Jesús

Una mujer compasiva,
fija en Jesús la mirada
y a la Hermosura afeada,
ve con la sangre y saliva.
Detiene a la comitiva;
y viendo al sol eclipsado,
con un velo tresdoblado,
enjuga el Rostro divino,
que un prodigio peregrino,
deja en el lienzo estampado.

"Muchos se horrorizaban al verlo, tan desfigurado estaba su semblante que no tenía ya aspecto de hombre" (Is. 52, 14)

SÉPTIMA ESTACIÓN
Jesús cae la segunda vez con la cruz

Abrumado por el leño,
de infinita pesadez,
en tierra segunda vez,
sucumbe el Divino Dueño.
Jesús por vuestra caída,
libradme de recaída
en el pecado mortal,
que es mal sobre todo mal,
pues da la muerte a la Vida.

"Eran nuestros sufrimientos los que llevaba, nuestros dolores los que pesaban… Ha sido traspasado por nuestros pecados, desecho por nuestras iniquidades…" (Is 53, 4-5)

OCTAVA ESTACIÓN
Las mujeres de Jerusalén lloran por Jesús

Dan muestras de sentimiento,
unas mujeres llorosas,
que de Cristo dolorosas,
iban en el seguimiento.
Jesús responde a su acento:
Hijas de Jerusalén,
no lloréis por Mí,
antes bien,
llorad por vuestro pecado,
pues árbol que se ha secado,
será cortado a cercén.

"Seguían a Jesús una gran multitud del pueblo y de mujeres, que se golpeaban el pecho y lloraban por él, pero Jesús volviéndose a ellas, les dijo: 'Hijas de Jerusalén, no lloren por mí; lloren más bien por ustedes y por sus hijos'" (Lc 23, 27-28)

NOVENA ESTACIÓN
Jesús cae por tercera vez con la cruz

Como Isaac al sacrificio,
sube Cristo al monte santo,
y cae bajo el quebranto
del doloroso suplicio.
¡Cuántas veces en el vicio
recaíste, pecador.
De esta sangre, oh Redentor,
que a raudales de Vos brota,
dadme al menos una gota,
dadme vuestro casto amor.

"Venid a mí todos los que estén cansados y oprimidos y yo los aliviaré. Carguen mi yugo sobre ustedes, y aprendan de mí que soy manso y humilde de corazón, y encontrarán descanso para sus almas" (Mt 11, 28-29)

DÉCIMA ESTACIÓN
Jesús es despojado de sus vestiduras

Con osada demasia,
le arrancan las vestiduras
y exponen sus carnes puras
a la luz del claro día.
¡Flor de la Virgen María!
Este mismo desacato
cometo sí sin recato,
profano en mí vuestro templo,
siguiendo en esto el ejemplo
de quien os dio tan mal trato

"Llegados al lugar llamado Gólgota le dieron a beber a Jesús vino mezclado con hiel, pero él, habiéndolo gustado, no quiso beber. Los que lo crucificaron se repartieron sus vestidos a suerte" (Mt. 27,33)

UNDÉCIMA ESTACIÓN
Jesús es clavado en la cruz

Jesús extiende sus brazos,
manos y pies; los verdugos,
entre sangre a borbotones,
los clavan a martillazos.
Quiero mi Dios,con abrazos,
pagar amor tan profundo
viviendo para este mundo,
crucificado de hoy más;
y a mí, mundo, lo estarás,
pues ya de ti me confundo.

"Cuando llegaron al lugar llamado Calvario, crucificaron allí a Jesús y a los dos malhechores, uno a la derecha y el otro a la izquierda" (Lc 23,34)

DUODÉCIMA ESTACIÓN
Jesús muere en la cruz

Del Padre desamparado,
colgado entre dos ladrones,
insultado de sayones,
por la sed atormentado,
deja al discípulo amado
la prenda que más quería;
con tres horas de agonía,
consuma la nueva Ley;
y en el leño reina el Rey
de la antigua profecía

"Hacia la hora sexta, las tinieblas cubrieron la tierra hasta la hora nona. El sol se eclipsó y el velo del Templo se rasgó en medio. Y Jesús, con fuerte voz dijo: 'Padre en tus manos encomiendo mi espíritu'. Y al decir esto, expiró" (Lc 23, 44-46)

DECIMOTERCERA ESTACIÓN
Jesús es bajado de la cruz

Dos varones abnegados
descuelgan el cuerpo santo,
que riegan con tierno llanto
unos ojos anegados.
¡Cuál pararon mis pecados
el santo cadáver yerto!
En este costado abierto,
pondré Señor,mi mansión,
siendo vuestro Corazón,
para mí, seguro puerto.

"Un hombre llamado José, el cual era del Consejo, hombre bueno y justo, de Arimatea, cuidad judía, quien esperaba también el reino de Dios, que no había estado de acuerdo en la resolución de ellos, en sus actos, fue a ver a Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús. Después lo bajó y lo amortajó en una sábana" (Lc 23, 50-53)

DECIMOCUARTA ESTACIÓN
Jesús colocado en el sepulcro

Con cien libras de mixtura
ungen el cuerpo llagado,
que con vendajes ligado
dejan en la sepultura,
tallada en la peña dura.
Por la Santa Eucaristía,
un sepulcro, Madre mía,
quiero yo ser, como Vos,
viviendo sólo por Dios,
con Jesús y con María.

José tomó el cuerpo de Jesús, lo envolvió en una sábana limpia, y lo depositó en su propio sepulcro nuevo, que había hecho cavar en la roca, hizo rodar una piedra grande a la puerta del sepulcro y se retiró". (Mt 27, 59-60)

0 comentarios :

ecoestadistica.com