"Espinosa de Cerrato (Palencia)"

18 abril 2008

NOMBRE -M-

Estos son casi todos los nombres que ha habido y hay en Espinosa de Cerrato. Faltará alguno, seguro y lo que sigue puede ser el significado de los mismos. (El significado de los nombres que aún no lo tienen se irá añadiendo a medida que se vaya poniendo. Si nos hemos dejado algún nombre, hacédnoslo llegar)

TODOS LOS DATOS QUE FIGURAN EN CADA NOMBRE HAN SIDO SACADOS EN SU MAYORÍA DE EL ALMANAQUE, CUYA DIRECCIÓN ELECTRÓNICA ES
http://www.elalmanaque.com/index.htm , PAGINA QUE OS ACONSEJO VISITÉIS PORQUE TIENE COSAS MUY CURIOSAS, Y OTROS DE http://www.terra.es/personal/angerod/opciones.htm

Macario:
MakarioV (Makários) significa en griego "bienaventurado", "feliz", "dichoso". Las Bienaventuranzas se llaman en griego Makarismoi (Makarismói). Makarioi oi ptocoi tw pneumati... (Makárioi oi ptojói to pnéumati...) Bienaventurados los pobres de espíritu... Así empiezan las bienaventuranzas. Aparece como nombre propio ya en Tucídides (hacia el 450 antes de Cristo), pero muy esporádicamente. A partir del cristianismo y por influencia sobre todo de las bienaventuranzas, que son como el código de la felicidad de los seguidores de Cristo, en Grecia sobre todo, este nombre suena muy bien y se prodiga mucho, porque se percibe con claridad la grandeza de su significado.

Manuel: "Dios le ensalzó y le dio un nombre que está por encima de todo nombre, para que ante el nombre de Jesús toda rodilla se doblegue, de los que moran en los cielos, en la tierra y en los infiernos" . Eso dice la Biblia acerca del nombre de Jesús. Es, efectivamente, en la onomástica cristiana, el nombre con mayor peso específico. Procede del hebreo Yehosuá, que significa "Salvador". Es el nombre que le pusieron en la ceremonia de la circuncisión, que era la que equivale a nuestro bautizo. Pero la Biblia le asigna el sobrenombre de "Emanuel", también hebreo, que significa "Dios entre nosotros", indicando que ésta es la mayor bendición de que pueden gozar quienes tienen la fortuna de vivir con él. Un nombre, ciertamente, al que es difícil añadirle más belleza y grandeza. Manuel y Manuela (familiar, Manolo y Manola) abunda tanto en Andalucía porque así bautizaban allí a sus hijos e hijas muchos de los moros y judíos conversos, para manifestar de forma pública el testimonio sincero de su conversión. Fue la integración de moros y judíos lo que dio al nombre de Manuel la importancia y la extensión que tiene.

Manuela: Femenino de Manuel

Marcelina: Lo mismo que Marceliana. Latín: "relativo a Marcela". Fue la hermana mayor de San Ambrosio de Milán. Estuvo en un convento de Roma. Onom: 17 julio.

Marcelino: Latín. Derivación de Marcos. En catalán: Marcel.lí. La conocida película "Marcelino pan y vino" hizo crecer hace unos años la imposición de este nombre. 9 enero (obispo de Ancón, en Italia), 6 abril (mártir), 26 abril ( papa mártir), 2 junio (sacerdote), 6 de junio (Marcelino Champagnat, fundador de los Hermanos Maristas.

Marciano: Nombre latino que procede de "Martianus" y este de Marte, el dios de la Guerra en Roma. También es "relativo a la familia de Marcos". En catalán: Marçà. Hay muchos "marcianos" que son santos. Como mártires hay los del 6 enero, 26 marzo, 17 abril, 5 junio, 14 junio, 17 junio, 11 julio, 9 agosto, 16 septiembre, 4 octubre, 25 octubre, 26 octubre y 2 noviembre. Como sacerdotes los del 10 de enero y 20 de abril y como obispos el 22 de mayo y el 6 de marzo, este último mártir.

Marco: Variante de Marcos. Del latín “Martcus” significa "Aquel que procede de Marte", con Marte como dios de la guerra romano.

Margarita: Nombre procedente del griego margarithV (margarítes) que significa "piedra preciosa". En nuestra lengua se usa muy poco este significado, que se ha transferido casi totalmente a la conocidísima flor de este nombre. La expresión "deshojar la margarita" se refiere al ritual que con ella practican los amantes: "Me quieres", "No me quieres", van recitando a cada pétalo que le arrancan a la flor con toda parsimonia . Y se da como cierta la afirmación que coincide con el último pétalo. Si la respuesta de la margarita no es la deseada, se da el resultado como erróneo o fraudulento, y se vuelve a empezar con otra.

María: Hasta casi setenta etimologías se proponen sobre el nombre de María. Es sin ningún género de duda el nombre más estudiado. Es de origen hebreo, aunque pudo haber llegado a esta lengua a partir del egipcio, igual que el nombre de Moisés. El nombre de María aparece por primera vez en Egipto, y corresponde a la hermana de Moisés y Aarón. Su forma hebrea es Miryam o Maryam. Si se considera procedente del verbo Marah (dominar), María sería la "Señora". Esta etimología queda reforzada por la afinidad de María con el sustantivo arameo Marya’, que significa "señor". Si atendemos al probable origen egipcio de este nombre, procedería de la palabra Mari-Yam, que significa "amada de Yahvé", en la que la raíz MR significa "amar", y Yam sería una equivalencia válida de Yah, la abreviación de Yahvé, muy frecuente en la composición de nombres. En arameo Marya significa señor, por lo que los padres de la Virgen entenderían que el significado de este nombre sería "Señora". O quizás mejor, considerando la palabra Mir-yam como compuesta de Mir, contracción de Me’ir, el que ilumina, del verbo ‘or, brillar, y de Yam en vez de Yah, contracción de Yahvé, pudieron pensar que María significa Yahvé ilumina o La luz de Yahvé.

Mariano: De origen latino, tiene el formato de gentilicio de Marius, y su significado es "hijo de Mario" o "de la familia de los Marios", igual que Aureliano de Aurelio, Juliano de Julio, Victoriano de Víctor, Cristiano de Cristo. Es un nombre que ya existió en la Roma precristiana y en Grecia, importado de Roma. Al irrumpir en la onomástica cristiana el nombre de María con una fuerza arrolladora, y al ser Mariano una derivación gramatical tanto de Mario como de María, son muchos los Marianos que prefieren María a Mario como origen de su nombre, y que incluso prefieren celebrar su onomástica en la fiesta grande de María, el 15 de agosto. Las dos opciones son igual de legítimas. Si el origen es Mario, hay que saber de este personaje que fue el primer plebeyo que alcanzó el consulado, y nada menos que por siete veces. Como general fue inigualable. Como político consiguió reducir las distancias entre patricios y plebeyos, especialmente admitiendo a estos últimos en el ejército. Su gran rival Sila, aún tuvo que luchar con Mario el Joven, hijo adoptivo del anterior. Tdo esto ocurría en Roma por los alrededores del año 100 antes de Cristo. Para los que prefieren ver en María el origen de su nombre, tan sólo hay que decir que éste es el nombre más ensalzado en nuestra cultura, incluso muy por encima del nombre de Jesús. Las divinidades femeninas ejercen una atracción invencible, y siendo María la auténtica Reina de nuestro cielo occidental, ha irradiado con fuerza su resplandor sobre nuestra cultura. Por eso María es un nombre que acompaña a tantos nombres tanto masculinos como femeninos y por eso muchos Marianos optan por arrimarse al sol que más calienta.

Maribel: Conjunción de María e Isabel

Maricarmen: Conjunción de María y Carmen

Marina: Latín: "que pertenece al mar". La Marina más conocida es la que celebra su onomástica el 18 de julio y que fue martirizada cerca de la ciudad gallega de Orense. En el lugar donde sufrió el martirio brotó una fuente de agua clara llamada hoy "Aguas Santas" donde también hay la iglesia donde se conservan sus reliquias. Se le puede pedir protección para que las aguas del río, de la fuente, o de nuestro propio grifo de casa salgan limpias y no contaminadas. También para que limpie los corazones de las personas de todo tipo de odio, de maldad y de rencor.

Marino: Tomado directamente del adjetivo latino marinus, derivado de mare. Los significados son los mismos que en español: "marino" y "mar". La forma femenina de este nombre, Marina, es muy apreciada entre nosotros. En masculino tenemos también la forma "Marín".

Mario: Es un nombre primitivo, del cual deriva Mariano y su femenino Mariana. Parece más bien que los orígenes etimológicos nos llevan hacia Marte, el dios de la guerra, al igual que Marco. Pero por su gran proximidad al nombre de María, son muchos los que prefieren considerarlos como masculinos de María, de ahí que algunos Marios y Marianos celebren su santo el 15 de agosto.
El nombre apareció en Roma antes de nuestra era, con Cayo Mario, el general y cónsul romano, llamado Cayo el Joven, sobrino e hijo adoptivo del otro Cayo Mario, que defendió los derechos del pueblo y las atribuciones del llamado tribuno de la plebe, hasta ser al final vencido por Sila el año 82 a. J. C.

Marisa: Conjunción de María e Isabel y de María y Luisa

Marisol: Conjunción de las advocaciones marianas: María del Sol y Maria de la Soledad. Quien lo quiera celebrar por María del Sol ver el nombre SOL, para María de la Soledad, ver SOLEDAD.

Marta: Procede del arameo Marta, señora (masculino Mar, señor), que está asimismo presente en el persa Marza. Se trata de un nombre bíblico del Nuevo Testamento, que se popularizó a partir de Francia durante las Cruzadas, a partir de las cuale creció la devoción a santa Marta, hermana de Lázaro y de María Magdalena. Sin embargo, nunca tuvo la misma popularidad entre las comunidades judías y protestantes. Se redescubrió este nombre en el siglo XIX en Francia y en Bélgica; se puso de moda hacia 1890 y luego decayó, aunque ha renacido con gran fuerza a partir de la segunda mitad del siglo actual.

Martín: Martín es uno de esos nombres populares que ejercen una poderosa atracción, de manera que lo encontramos por doquier. Empezando por el mismísimo Arco Iris, cuyo nombre popular es el de Arco de San Martín, continuando con el veranillo de San Martín y prosiguiendo por el pájaro martín pescador.
San Martín de Tours (sigloIV) causó impacto no sólo en Francia, sino en toda la cristiandad. La anécdota de la capa, que partió en dos mitades para compartirla con un pobre aterido de frío, ha traspasado siglos y fronteras. Los reyes de Francia conservaron en palacio, como reliquia preciadísima, la media capa que se quedó Martín. Al lugar donde la conservaban, le pusieron el nombre latino del objeto: "capella" (capilla, diminutivo de capa, porque sólo era media). Al trasladar Carlomagno su corte a Aquisgrán (Aix), se llevó también la reliquia de San Martín, considerada tan importante que formó parte del nombre de la ciudad: Aix-la-Chapelle. De ahí les viene a los pequeños oratorios de las casas el llamarse "capilla": de la capa de San Martín.

Martina: Latín: "relativo a Marte o a martillo". Virgen y mártir romana en el 226. Se opuso a los templos dedicados a dioses paganos. Onom: 30 enero.

Mateo: Misma etimología que Matías. Su verdadero nombre era Leví y fue recaudador de impuestos al servicio de Herodes. Cuando conoció a Jesús lo dejó todo para seguirle y se convirtió en uno de los 12 apóstoles. Se le considera autor de uno de los cuatro evangelios. Onom: 21 septiembre.

Mauricia: Forma femenina de Mauricio. Derivado de “Mauritius” significa “Aquel que procede de Mauritania”.

Mauricio: Latín: "de Mauritania". Mauricio (22 septiembre): soldado mártir en el 287. Era de origen egipcio y miembro del ejército romano. Fue enviado a Suiza y se negó, junto a su tropa, a realizar sacrificios a las divinidades romanas para implorar la victoria. Fue ejecutado. Es, junto a Sant Martín de Tours, el patrón de los soldados. Mauricio Abad (10 junio): Alemán, abad en Colonia en el siglo VI. Mauricio Proeta (20 febrero): sacerdote catalán, nacido en la comarca del Empordà. Falleció en Mallorca en 1544.

Maurilio: Variante de Maurilo. Arzobispo natural de Reims que ingresó en el convento benedictino de Fécamp (Francia). Después fue el abad de Santa María, en Florencia (Italia). Falleció en el 1067. Onom: 9 agosto. También: 13 septiembre (obispo) y 23 julio (Maurilio Macho Rodríguez, religioso y mártir).

Mauro: Misma etimología que Mauricio. Tiene diferentes variantes. En catalán: Maur, Maure. Mauro (15 enero): renunció a una vida de esplendor para seguir las enseñanzas de San Benito. En el 528 fundó un monasterio en Saint-Maur-sur-Loire (Francia), del que fue abad. Falleció en el 584 y su vida es un ejemplo de humildad ante todos. Mauro (20 enero): Obispo de Cesene en el siglo X. Mauro (27 enero): abad y fundado del monasterio de Bodon, en Francias. Murió en el 555. Mauro (8 noviembre): Obispo de Verdún (Francia) en el siglo IV. Mauro (21 noviembre): Obispo de Verona (Italia) que dedicó el final de su vida a realizar una vida eremítica como ermitaño. Falleció en el año 600.

Máxima: Femenino de Máximo

Maximino: Latín: "relativo a Máximo". Maximino (29 mayo): nació en Silly (Francia) y fue nombrado obispo de Treves (Alemania). Actuó en contra de las personas que estaban en favor del arrianismo (Jesús no tiene naturaleza divina). Falleció en el 349. Maximino (8 junio): primer obispo de la ciudad francesa de Aix-en-Provence. Vivió en el siglo I.

Máximo: Latín: "grande". Nombre popular en Italia con las variantes: Max y Magín. Como verás hay muchísimos santos con este nombre, de los cuales destaca San Máximo de Jerusalen (5 mayo): obispo de esta ciudad perseguido por el césar Maximiano Valerio. Lo condenó a trabajos forzados en una mina y a todo tipo de vejaciones. Al cabo de unos años lo dejó libre y volvió a su ciudad donde falleció en el 350.

Mercedes: Procede del latín Mercedem, que significa merced, premio, precio; es de la raíz merc- en la que domina Mercurio, el dios del comercio, que comprende todo lo que tiene que ver con comprar y vender. El origen de este nombre propio va mucho más allá del comercio; viene del gran movimiento de solidaridad de los cristianos para rescatar a cualquier precio a los cristianos cautivos de los sarracenos.

Micaela: Femenino del nombre Miguel. Del hebreo, significa “Aquella que se asemeja a Dios”. Se usa en español en lugar de Miguela. Variantes: Michela, Michele, Michella y Michelle.

Miguel: "¿Quién como Dios?" Este es el significado que se da al nombre de Miguel. Es un grito de desafío del primero de los ángeles, el arcángel por excelencia, que en la rebelión de los ángeles díscolos toma partido por Dios con absoluta resolución. La creencia en un mundo sobrenatural poblado de espíritus, entre ellos los ángeles, es una herencia cultural y religiosa que hemos recibido de los hebreos, y ellos a su vez de pueblos más primitivos, hasta llegar a las religiones animistas, que veían a toda la naturaleza con alma, con voluntad y con vida. La fe en los ángeles tiene un arraigo profundo en nuestra cultura (otras religiones y otras culturas hay en las que estos y otros seres incorpóreos tienen mucha mayor relevancia y presencia en la vida), especialmente en la figura del Ángel de la Guarda, del que el arcángel san Miguel es el príncipe. Él es el encargado de acompañar las almas de los justos al entrar en el cielo. El nombre de Miguel figura entre los más grandes. Son muy numerosos los santuarios y ermitas dedicados al santo ángel en todo el mundo cristiano, e infinidad los grandes personajes que han llevado este nombre. Entre ellos Miguel Ángel, singular desde el punto de vista onomástico por sumar en el mismo nombre el genérico de ángel y el específico de san Miguel. Un nombre tan grande tuvo que desarrollar el femenino, cuya forma es Micaela.

Milagros: Una línea de nombres femeninos de gran arraigo en España, son las advocaciones locales de la Virgen María, que hacen referencia a leyendas sobre apariciones y milagros de la Virgen, conservadas y celebradas con gran amor por los pueblos, por ser parte de sus caracteres diferenciales. Así uno espera encontrarse las Montserrat y las Nurias en Cataluña, las Macarenas en Andalucía, las Gados en Almería, las Guadalupes en torno a Guadalupe y no digamos en Méjico.
Una de las varas de medir el valor del nombre, son las fiestas que en torno a él se celebran. Es natural, por tanto, que los nombres de los santos locales gocen de gran predicamento y se impongan a los hijos, porque ésa es una manera de residenciar en ellos, mediante el nombre, los valores en que se sustenta la colectividad de la que forma parte. Ése es el caso también de los nombres de la Virgen, la gran "divinidad" femenina del cristianismo, que cada pueblo ha intentado hacerla suya mediante las leyendas de apariciones y milagros. Respetables y venerables en grado sumo, puesto que son la afloración de un sustrato cultural de largos milenios, teñido de cristianismo y de humanismo.
Igual que existen en todo el mundo católico centenares de imágenes de la Virgen que reciben culto por estar relacionadas por la tradición y la leyenda, con milagros y apariciones, en este caso se trata de una imagen mucho más pequeña, pero muy significativa: la medalla.
La devoción a La Medalla Milagrosa tiene su origen en varias apariciones de la Santísima Virgen a Zoa Laboure, monja de la Caridad de San Vicente de Paúl, en 1830. En una de ellas la Virgen estaba de pie sobre un globo y llevaba otro en las manos; de sus dedos salían rayos de luz. La monja explicó que alrededor de la figura de la Virgen había visto un marco ovalado con una leyenda en letras de oro que decía: "Oh María, concebida sin pecado, ruega por los que acudimos a ti"; y en el reverso, la letra "M" surmontada de una cruz, y debajo los Sagrados Corazones de Jesús y María. A raíz de esta aparición se acuñaron por millones las medallas de esta característica, que con el mismo valor de objeto religioso que los escapularios, se llevaba en el pecho, colgada de una elegante cadena, como "amuleto" protector. Los muchos prodigios que se atribuyen a esta medalla quienes la han llevado, han hecho que se le diera el calificativo que tiene. El Papa León XIII, en 1894 instituyó una fiesta con oficio y misa especiales de la invocación de la Inmaculada Virgen María, con el título de Medalla Milagrosa.
Éste es uno de los casos más claros de nombres que se imponen por la fe en su virtud y en su acción benéfica. Es un orgullo llevar un nombre con el que sabes que tus padres han querido atraer sobre ti dones y bendiciones. ¡Felicidades!

Modesto: Este nombre propio procede, y sin haber sufrido variación alguna, del adjetivo calificativo modesto-a, que procede del sustantivo latino "modus", que significa moderación, mesura, equilibrio. Según esto, se aplica este adjetivo a la persona que se distingue por su moderación, por su comedimiento, por su modestia.

Moisés: Recientemente los nombres de origen bíblico tienen gran predicamento entre nosotros. El de Moisés, grande entre los más grandes, es uno de ellos. Su raíz es Moseh, que significa, "salvado de las aguas", en clara referencia a la matanza de judíos de que se libró, al haber sido echado al Nilo protegido en una canastilla de papiro bien embreada, y hallado por la hija del Faraón, que lo adoptó y lo crió.

Mónica: Parece que su origen es Mónaca, ermitaña; habiendo surgido este nombre en los primeros tiempos del cristianismo en el norte de África, tierra en la que se inició el espíritu eremítico, es razonable pensar que fuera éste su verdadero significado, y que debió nacer como un sobrenombre con el que se denominaría a las mujeres que llevaban una vida piadosa y austera propia de ermitañas. El tiempo y el valor positivo y elogioso que se dio a este sobrenombre, acabó convirtiéndolo en nombre. La palabra Mónaca que dio origen a Mónica es de origen griego. Deriva del adjetivo monoV (mónos,el mismo con el que se formaron monarquía, monasterio, monólogo) que significa solo, único. Es éste un nombre que nunca ha dejado de llevarse, pero que ha mantenido siempre su singularidad.

Monserrat: Toponímico catalán del macizo montañoso situado en el corazón de Cataluña, que hace referencia al aspecto de la montaña, pues parece talmente que haya sido labrada por mano de titanes, siendo su aspecto global el de una sierra. De ahí su nombre de "monte serrado". Este nombre es muy popular en Cataluña (tiene también la forma abreviada "Montse"), de donde se ha extendido a otras latitudes como consecuencia de los desplazamientos de catalanes a lo largo y ancho del mundo. La onomástica la celebran el 27 de abril

0 comentarios :

ecoestadistica.com