"Espinosa de Cerrato (Palencia)"

18 abril 2008

NOMBRE -J-

Estos son casi todos los nombres que ha habido y hay en Espinosa de Cerrato. Faltará alguno, seguro y lo que sigue puede ser el significado de los mismos. (El significado de los nombres que aún no lo tienen se irá añadiendo a medida que se vaya poniendo. Si nos hemos dejado algún nombre, hacédnoslo llegar)

TODOS LOS DATOS QUE FIGURAN EN CADA NOMBRE HAN SIDO SACADOS EN SU MAYORÍA DE EL ALMANAQUE, CUYA DIRECCIÓN ELECTRÓNICA ES
http://www.elalmanaque.com/index.htm , PAGINA QUE OS ACONSEJO VISITÉIS PORQUE TIENE COSAS MUY CURIOSAS, Y OTROS DE http://www.terra.es/personal/angerod/opciones.htm

Jaime: Variante de Jacobo, aunque en español su forma más correcta es Diego y la variante más popular es Santiago. El nombre de "Santiago" proviene de "Sant-Yago" (Yago también es variante de Jacobo). Apóstol Jaime:Ver Santiago.

Javier: San Francisco Javier es un santo de una talla inconmensurable, que él solo da fuerza y virtud al nombre de Javier, un nombre que antes de él tan sólo tenía valor geográfico e indicaba el castillo de la familia del Santo (con el municipio anexo), y que a partir de él se convierte en nombre propio de varón tan sumamente apreciado, que llega a ser un uno de los más prodigados.

Jerónimo: Griego: "nombre sagrado". El Jerónimo más conocido es el que celebra la fiesta el 30 de septiembre, ya que es considerado uno de los grandes doctores de la Iglesia. Hizo una gran aportación traduciendo la Biblia del griego al Latín, la denominada "Vulgata". Falleció en el 420. Patrón de los traductores y de los bibliófilos.

Jesus: "Dios le ensalzó y le dio un nombre que está por encima de todo nombre, para que ante el nombre de Jesús toda rodilla se doblegue, de los que moran en los cielos, en la tierra y en los infiernos" . Eso dice la Biblia acerca del nombre de Jesús. Es, efectivamente, en la onomástica cristiana, el nombre con mayor peso específico. Procede del hebreo Yehosuá, que significa "Salvador". Es el nombre que le pusieron en la ceremonia de la circuncisión, que era la que equivale a nuestro bautizo. Pero la Biblia le asigna el sobrenombre de "Emanuel", también hebreo, que significa "Dios entre nosotros", indicando que ésta es la mayor bendición que pueden tener quienes tienen la fortuna de vivir con él. Un nombre, ciertamente, al que es difícil añadirle más belleza y grandeza.

Joaquín: Hebreo: "Dios dispondrá". Variantes: Chimo, Quim (catalán), Ximo (variante valenciana). San Joaquín fue el esposo de Santa Ana y el padre de la Virgen María, dicho de otra manera, el abuelo de Jesús. Onom: 26 julio.

José: El nombre de José procede del hebreo y evoca precisamente abundancia. Es ese su significado. Raquel, la esposa preferida de Jacob, que tanto tiempo había estado deseando este hijo, exclamó: Yosefyah (que quedó en Yosef), que significa: "aumente Dios mis descendientes". Efectivamente, José fue el afortunado que gracias a la abundancia de que gozó como alto mandatario egipcio, salvó del hambre a sus hermanos y a su padre. Su historia fue muy azarosa, pero estaba marcado desde su nacimiento y desde su nombre por el signo de la abundancia. El segundo gran personaje bíblico que lleva este nombre es san José, en cuya memoria lo han llevado legión de españoles, hasta el punto de ser el más frecuente en España, sobre todo desde que el papa Pío IX designó a san José, esposo de la Virgen María, patrono de la Iglesia universal en el año 1870. Al ser frecuente el uso de este nombre en compuestos como José María, María José, José Ramón, José Antonio, Pedro José, José Luis, José Miguel, junto a las formas femeninas de Josefa, Josefina, Fina; e hipocorísticos como Pepe, Pepa, Pepito, Pepita, Chema, Pito, Jose, al lado de formas antiguas tales como Josef, Josefo, resulta ser omnipresente; de manera que raro es el que no tenga que felicitar a uno o más Josés el 19 de marzo.

Jovita: Latín: "que pertenece a Júpiter". Aunque es muy utilizado en femenino, corresponde a un santo. Onom 15 febrero (mártir). Para más información, ver Jovita en nombres masculinos.

Juan: Procede del hebreo Yo-hasnam, con el significado de "Dios es misericordioso". Otra etimología muy cercana es la de Jo-hanan o Jo-hannes, que significa "Dios está a mi favor". Empezando por san Juan Bautista, la personalidad de los santos y otros hombres insignes que han llevado este nombre, es inconmensurable. Es uno de los nombres más grandes de la cristiandad y uno de los más frecuentes. En efecto, ciento veinte santos , decenas de reyes y príncipes y papas; de artistas, literatos, científicos... dan fe de que la grandeza de este nombre nunca ha conocido barreras.

Julia: Es éste un nombre de rancio abolengo. Su antigüedad se remonta a los mismos orígenes de Roma. La gens Julia es una de las grandes familias que formaron las tribus romanas, cimientos ambos de la primera estructura social y política de la Roma primitiva. La gens daba nombre a todos sus miembros: en masculino a los hombres (Julius) y en femenino a las mujeres (Julia). Virgilio se encargó de dar a los Julios y Julias el origen más noble que pudiera imaginar un romano. Los hizo proceder de la misma epopeya de Troya, de la que salió el piadoso Eneas, hijo de Afrodita y Anquises, con su hijo Ascanio, llamado también Julus, en el que tendría su origen la Gens Julia a la que pertenecía César, y por adopción Augusto. Para honrar precisamente a la gens Julia y en especial a sus miembros más eximios, se cambió el nombre del séptimo mes del año, que antes se llamaba quirinalis y era el quinto de los instituidos por Rómulo. Marco Aurelio lo sustituyó por el de Julius en honor de Julio César, reformador del calendario romano. Los nombres de Julius y de Julia, que ya tenían una gran extensión por lo ramificada que estaba la Gens Julia, se extendieron más aún al adoptar el gentilicio del emperador muchos esclavos y esclavas imperiales al ser manumitidos.
Julian El origen de este nombre es latino, pues viene de Iulianus, es decir perteneciente a la ilustre familia romana Julia. Onomásticamente ha corrido parejas con el nombre de Julio, que ha acostumbrado a sustituirle desde el siglo XVIII y se ha recuperado el femenino de origen latino Juliana.

Juliana: Latín: "relativo a julio". Aquí tienes un listado de las santas con este nombre. 7 febrero (Juliana de Bolonia. Nació en Bolonia. Tuvo cuatro hijos y se quedó viuda dedicándose al servicio de los más pobres, muy influida por San Ambrosio de Milán. Falleció en el 435) y 5 abril (Juliana de Mont-Cornillón. Nació en Cornillón (Bélgica) en 1193. Fue priora del monasterio de su ciudad natal y fue una de las principales impulsoras de la fiesta del Corpus Christi. Falleció en 1255. Es beata. Otras "julianas": 20 marzo, 27 julio (Ver Santa Semproniana), 12 agosto, 17 agosto, 18 agosto y 1 de noviembre; todas ellas mártires.

Julio: Virgilio se encargó de dar a los Julios el origen más noble que pudiera imaginar un romano. Los hizo proceder de la misma epopeya de Troya, de la que salió el piadoso Eneas, hijo de Afrodita y Anquises, con su hijo Ascanio, llamado también Julus, del que procedería la Gens Julia a la que pertenecía César, y por adopción Augusto. Es el nombre del séptimo mes del año, que antes se llamaba quirinalis y era el quinto de los instituidos por Rómulo. Marco Aurelio cambió este nombre por el de Julius en honor de Julio César, reformador del calendario romano. El nombre de Julius, que ya tenía una gran extensión por lo ramificada que estaba la Gens Julia, se extendió más aún al adoptar el gentilicio del emperador muchos esclavos imperiales al ser manumitidos.

Justina: Variante de Justa. Cuenta la tradición que un brujo de nombre Cipriano quiso encantar a la bella Justina, pero al final fue él quien acabó encantado de la santa cuando ella le explicó el Evangelio de Jesús. Santa Justina fue virgen y mártir en el siglo IV. Onom: 26 septiembre. (Por cierto, San Cipriano se convirtió al cristianismo y seguro que más de uno habrá leído aquél libro mágico que dicen que el santo escribió antes de la conversión).

Justo: Es éste uno de los nombres cuyo significado es patente. Justo es el que obra con justicia, el que respeta los derechos de los demás, el que está inclinado más a la bondad y a la magnanimidad que al conflicto. Llamamos hombre justo al que tiene todo el compendio de virtudes propias de un hombre bueno. La palabra nos viene del latín justus; de ella hemos tomado el significado y el uso. Se utilizó en Roma como sobrenombre, pero es a partir del cristianismo cuando se asienta su uso como nombre. Dio lugar a los derivados Justino, Justiniano, Justurio y los respectivos femeninos. Se convirtió también en apellido.

0 comentarios :

ecoestadistica.com