"Espinosa de Cerrato (Palencia)"

18 abril 2008

NOMBRES -C-

Estos son casi todos los nombres que ha habido y hay en Espinosa de Cerrato. Faltará alguno, seguro y lo que sigue puede ser el significado de los mismos. (El significado de los nombres que aún no lo tienen se irá añadiendo a medida que se vaya poniendo. Si nos hemos dejado algún nombre, hacédnoslo llegar)

TODOS LOS DATOS QUE FIGURAN EN CADA NOMBRE HAN SIDO SACADOS EN SU MAYORÍA DE EL ALMANAQUE, CUYA DIRECCIÓN ELECTRÓNICA ES http://www.elalmanaque.com/index.htm , PAGINA QUE OS ACONSEJO VISITÉIS PORQUE TIENE COSAS MUY CURIOSAS, Y OTROS DE http://www.terra.es/personal/angerod/opciones.htm

Candelaria: Tanto el nombre de Candelaria como el de Purificación tienen su origen en la fiesta que celebra la Iglesia (antaño con gran solemnidad) el cuadragésimo día del Nacimiento de Jesús (2 de febrero) como cierre del período navideño. Con la purificación de la madre y la presentación del hijo en el templo, quedaba cerrado en la ley judaica el ritual que acompañaba el nacimiento de un niño.
Del verbo latino candere, que significa brillar por su blancura, estar blanco o brillante por el calor (compárese con "incandescencia"), arder, abrasar, se forma en español la palabra candela; y del griego pur (pyr), que significa fuego (compárese con "pira"), procede la palabra latina purus /pura, que contiene también la idea de seleccionar, de elegir. Ambos nombres, pues, encierran la sugestiva idea de fuego.

Cándido: Latín:"que brilla por su blancura". Mártir en Armenia en el 320. Onomástica: 3 octubre.Otros: 9 marzo (mártir), 11 marzo (Cándido Piperión, mártir), 18 marzo (mártir), 22 septiembre (mártir), 11 octubre (abad) y 15 diciembre (mártir).

Carlos: Latín: "hombre fuerte". Carlos Borromeo (4 noviembre): nació en el 1538 y a los 23 años ya fue nombrado arzobispo de Milán y después cardenal. Participó en el Concilio de Trento. En 1576 se declaró en Milán una epidemia contagiosa y entregó todos sus bienes para ayudar a los enfermos. Murió a los 46 años. Patrón de los banqueros.

Carmen: Nombre antiquísimo, que hunde sus raíces en los mismos orígenes de nuestra cultura. Procede del monte Carmelo (en hebreo Carmel), monte sagrado para los sirios, que lo ocuparon mucho antes de que saliera Israel de Egipto a fundar su Estado en la Tierra Prometida. Carmel es el nombre de la divinidad animista a la que los sirios rendían culto en esta montaña antes de que pasara a manos de los Israelitas, que conservaron su nombre y su carácter de montaña sagrada. La palabra Carmel está formada por kerem, que en hebreo significa viña, y por extensión jardín; y El, apócope de Eloím, que significa Dios o Señor y que formaba parte del nombre de muchos dioses de aquella región. Carmelo significaba por tanto "Viña del Señor" en versión hebrea; y en versión siria, "Paraíso de los dioses". De aquí nos viene la palabra española "carmen" con el significado de "jardín" (recordemos el campo de Los Cármenes) legado de la larga estancia de los árabes en Andalucía. Pero también en latín tenemos la palabra carmen (plural carmina). Significa nada menos que poema, música, canto, hechizo, conjuro. En general llamaban los romanos carmen a todo aquello cuya forma ideal es la recitación poética o el canto. Carmina vel caelo possunt deducere lunam, decían los romanos: "la poesía puede hacer bajar del cielo a la luna." Los primitivos "carmina" romanos eran una fórmula cadenciosa hecha para ser cantada o recitada, a la que se atribuía una virtud activa. Se les atribuía fuerza propia, igual que a las invocaciones litúrgicas y a los conjuros. No se le puede pedir mucho más a un nombre de mujer, y sin embargo aún hay más, mucho más. Por eso ha hecho tanta fortuna en España e Hispanoamérica, por eso pueden legítimamente sentirse afortunadas las que llevan este nombre.

Casilda: Árabe: "cantar". Nació en Toledo e ingresó en el Santuario de San Vicente de Burgos. Se dedicó a socorrer a los pobres y a los presos, llevándoles pan a la cárcel. Hay un santuario bajo este nombre en Briviesca (Burgos). Falleció en el 1126. Onomástica: 9 mayo

Casimiro: Polonés latinizado: "aquél que impone la paz". Fue hijo de Elizabeth de Ausburgo y de Casimiro IV, rey de Polonia y gran duque de Lituania. Dice la tradición que San Casimiro fue un apuesto caballero que hacía mucho "tilín" a la jovencitas. Su padre quiso que se casara con la hija de Federico III de Alemania por intereses reales, pero el rehusó, ya que prefería dedicar su vida a Jesucristo. A causa de una tuberculosis falleció en Lituania en 1483. Se destaca de él su gran aprecio a los pobres y su profunda devoción a la Virgen. Es el patrono de Lituania. Onomástica: 4 febrero.

Catalina: Griego: "pura, inmaculada".




Cayo: Latín: "alegre". En catalán: Caius. Obispo en el siglo I que sucedió al apóstol Bernabé como obispo de Milán. Onomástica: 27 septiembre.Otros: 4 enero (mártir), 28 febrero (mártir), 4 marzo (mártir), 10 marzo (mártir), 16 abril (mártir), 19 abril (mártir), 22 abril (Papa mártir), 30 junio (sacerdote mártir), 28 agosto (mártir), 3 octubre (mártir), 21 octubre (soldado mártir), 20 noviembre (mártir) y 4 octubre (Cayo de Corinto).

Cecilia: Santa Cecilia, miembro distinguido de la Gens Cecilia (nombre derivado de caecus, ciego, por el fundador de la familia que perdió la vista salvando la estatua de la diosa Atenea de un incendio) se convirtió a la nueva religión, el cristianismo, que estaba haciendo temblar los cimientos del poderosísimo imperio romano. Era tanto más irritante para los romanos esta conversión, por cuanto Cecilia era uno de los miembros distinguidos y privilegiados de la sociedad romana. Teniendo honores, poseyendo riquezas y formando parte del círculo de los poderosos, se convierte a la religión de los esclavos y los desheredados, llegando a distinguirse por ser uno de sus miembros más activos y un ejemplo a seguir para los cristianos.

Ceferino: Viene del Latín. Significa "Viento suave".

Celedonio:Variante de Celonio: "golondrina". La historia de San Celedonio va unida a la de su hermano San Emeterio, hijos del centurión y mártir Marcelo que formaron parte de las legiones romanas como soldados hasta que se promulgó la persecución de aquellos que eran cristianos. A partir de entonces, decidieron entregarse al procónsul de Calahorra (La Rioja) para mostrar su fe. Aunque fueron encarcelados y torturados, nunca renunciaron a sus principios, por lo que fueron condenados a morir decapitados a la orilla del río Arnedo el 3 de marzo del año 300. Una tradición explica que Emeterio lanzó al aire su anillo, y Celedonio su pañuelo, y que ascendieron hacia el cielo a la vista de todos los presentes. Sus reliquias descansan en la Catedral de Santander. El nombre de Emeterio dio origen al nombre de la ciudad: Portus Sancti Emeterii que a lo largo de los siglos pasó por Sant Emeter hasta la actual denominación de Santander. Bonita población, por cierto, que te invito a visitar. Los dos santos son patronos de Santander y lógicamente de Calahorra. Onom: 3 marzo.




Celestina: Latín "que pertenece al cielo". Onomástica: 27 julio y 19 mayo.

Celia: Ver Cecilia

Celina: Latín: "relativo al cielo". Onomástica: 21 octubre (virgen).

Cesar: La etimología de este nombre se bifurca en dos direcciones: por una parte está la interpretación del mismo como "cabellera" o "barba" , a partir de la palabra latina caesaries, que tiene estos dos significados; y por otra tenemos la palabra caesa, que tiene el derivado caesio, que significa "corte" y del cual se derivará el nombre de cesárea para esta operación. De todos modos es posible que cuando se habla de caesaries se haga referencia no a la cabellera o a la barba sin más, sino a un determinado corte o formato de barba y cabellera (cosa que se dio, y mucho), con lo que justo ahí se unirían los conceptos de corte y de cabellera. De todos modos el primero que llevó en la Gens Julia el sobrenombre de César fue Sexto Julio, por-que fue preciso abrirle (caedere) el vientre a su madre para que éste naciera. Ésta fue la primera cesárea que se practicó en Roma. De sobrenombre pasó a nombre propio, y de ahí, gracias a Julio César, volvió a nombre común, pero sumamente dignificado, pues con él se denominaron a partir de él los que ostentaban la suma dignidad del imperio. Otros Estados adoptaron el título de "césar" para referirse a la más alta dignidad y al supremo poder político y militar. Siguió manteniéndose no obstante como nombre de persona, y como tal continuó en el cristianismo. Siendo como era un nombre tan grande, pocos se atrevían con él, por miedo a no estar a la altura de su nombre. Hoy día se viene usando con más frecuencia.

Cesareo: Derivado de Caesar, sobrenombre de la gens Julia. Caesar significa "el que hiende", "el que derriba", "el que abate". Procede del verbo caedo / caedere, que significa cortar, hender, abatir. Su otra sustantivación es Caesor / Caesoris, = talador, cortador de árboles. Caesareus es un adjetivo derivado del nombre propio Caesar y significa "propio de César". Este último fue el sobrenombre no sólo de los emperadores de la gens Julia, sino de todos los emperadores de Roma a partir de entonces, con lo que se convirtió en nombre común, como sinónimo de emperador.

Cirilo: El origen de este nombre está en la palabra griega kurioV (kýrios), que nos recuerda la liturgia latina en el Kyrie eleyson (Señor, ten piedad), que son las únicas palabras griegas de la misa. KurioV significa, pues, señor y KurilloV (kýril.los), la forma griega de Cirilo, es un derivado. "Señoril" es una traducción razonable. A la familia de KurioV (kýrios) pertenece KuroV (Kýros), el nombre del gran rey persa, Ciro, del que Cirilo podría ser un diminutivo.

Clara: Es éste un nombre rico de contenido. Además de su significado evidente, que se refiere a la luminosidad, el resplandor, la transparencia, generó en latín otros significados metafóricos que enriquecieron aún más este nombre, usado por los romanos desde tiempo inmemorial. En efecto, en la época mítica previa a la fundación de Roma aparece el primer Claro (Clarus): un capitán licio que luchó en Italia a las órdenes de Eneas. A partir de ahí se siguió usando en sus formas masculina y femenina (Clara). Hoy está relegada al olvido la forma masculina, en contraste con el gran predicamento que tiene la femenina. El de Clara es un nombre de mujer muy apreciado. Coincide en su significado primitivo con Blanca y Alba; en cambio se distingue porque en latín tiene además el significado de "ilustre", "famosa", "célebre".

Claudia: Latín: "que cojea". Onomásticas: 20 marzo (mártir) y 18 mayo (virgen y mártir).

Clementina: Aunque la clementina es la mandarina sin pepitas y más dulce que la ordinaria, esto no tiene nada que ver con el significado de este nombre. Ver Clemente.

Clotilde: Germánico: "la que lucha con gloria". Logró la conversión de su esposo, el Rey Cleovedo I y mandó construir un oratorio en su palacio. En París ordenó levantar la iglesia de San Pedro y San Pablo. Su tiempo lo dedicó a los más necesitados. Onomástica: 3 junio.

Consuelo: Latín: "consuelo, alivio". Nuestra Señora de la Consolación. Onom: 4 septiembre. Variantes: Consuelo.

Constancio: Latín: "constante, perdurable". Onomásticas: 29 enero (obispo mártir), 11 marzo (mártir), 26 agosto (mártir), 1 septiembre (obispo de la ciudad italiana de Aquino fallecido en el 520), 23 septiembre (sacristán de la iglesia de Saint-Etienne), 30 noviembre (sacerdote romano del siglo V que se opuso al pelagianismo), y 12 diciembre (mártir).

Constantino: Latín: "firme, constante". Onomástica: 27 julio (mártir)

Crescencio: Latín: "que crece". Onomásticas: 19 abril (mártir en el 396. Fue subdiácono en Florencia y discípulo de San Ambrosio), 14 septiembre (niño mártir en el 300), 12 diciembre (mártir) y 29 diciembre (mártir).

Crisógono: Griego: "creador de riqueza, de origen dorado". Valida la forma: Crisógeno. Mártir en el siglo IV. Onom: 24 noviembre.

Cristina: Los grandes nombres son irresistibles. Por eso ni los hombres han querido renunciar a los grandes nombres femeninos (el caso más singular es el de María, que forma parte de nombres masculinos compuestos), ni las mujeres se han resignado a prescindir de los grandes nombres masculinos. Uno de ellos es el de Cristo. La forma femenina Cristina se ha convertido en un nombre con mucha fuerza. Del griego criw (jrío), que significa ungir, se forma cristoV (jristós), que significa "el ungido". La unción era el rito de consagración de los reyes. Decir de alguien que era "el ungido", significaba que había llegado a lo más alto, y que contaba con la protección de Dios. Llamarse Cristina, "la ungida", es proclamar que se ha sido elegida y consagrada para grandes cosas. Ése es el significado del nombre. Un nombre cargado de promesas.

Cruz: Procede del latín crux, crucis, con el mismo significado que en español, incluidos los metafóricos y simbólicos. Desde que el emperador romano Constantino el Grande prohibió a principios del siglo IV el suplicio de la cruz, para que ésta fuese en exclusiva el símbolo de la Redención de la humanidad, se desbordó su prestigio sin experimentar nunca el menor retroceso. Desde entonces la Cruz ha pasado a formar parte de nuestras vidas como el mayor símbolo de bien; de ahí que se haya instalado en nuestra cultura de forma indeleble. Entre los adornos que se llevan al cuello, casi siempre de oro, la cruz ocupa el primerísimo lugar, preferida además por los hombres. Últimamente su uso ha experimentado un incremento enorme como signo de personalidad recia. Es que además desde el primer momento la cruz de Cristo se asimiló al símbolo del Sol, cuya representación más antigua nos viene del remoto Oriente en diferentes formas, la más simple de las cuales es la de los dos brazos iguales, vertical el uno y horizontal el otro, cruzándose por su centro, como la más esquemática representación de los rayos del Sol. Al tratarse de un símbolo netamente masculino, se extendió su uso como nombre propio de varón, que tuvo un momento de considerable expansión, a juzgar por lo numeroso del apellido Cruz, procedente del respectivo nombre. En la actualidad el nombre de Cruz abunda bastante más en los países hispanoamericanos que en España. Es por tanto un nombre singular, con una extraordinaria carga histórica y simbólica. Los Cruz celebran su onomástica el 14 de septiembre, fiesta de la exaltación de la santa Cruz.

0 comentarios :

ecoestadistica.com